Operaciones Triangulares
Category: Fiscal

Todo sobre las operaciones triangulares en comercio exterior

Su propio nombre lo indica: tres elementos que participan. Hablamos de las conocidas como operaciones triangulares. Un término que, con la globalización y el boom del mundo online, ha ganado importancia en los últimos tiempos. Internet nos permite comprar y vender productos de cualquier parte del planeta. Así mismo, el comercio exterior está creciendo mucho y estas operaciones triangulares han cogido mucho peso en él. Ahora bien, ¿qué entendemos por operación triangular? ¿Qué tipos podemos encontrar actualmente? ¿Cómo tributan y cuál es su impacto en la fiscalidad de una empresa? Lo vemos.

 

¿Qué son las operaciones triangulares?

Las operaciones triangulares son aquellas en las que participan tres agentes, pero en las que el producto únicamente va desde el origen al destino final. Lo más habitual es que en estas compraventas intervengan un productor o fabricante, un intermediario (que suele ser proveedor o distribuidor) y un comprador o cliente final, sea éste una empresa o un particular.

Como decíamos en la entradilla, actualmente, tanto las sociedades como los particulares tenemos acceso a miles de productos. Bienes que, en muchos casos, se producen en la otra punta del mundo y que se distribuyen a través de intermediarios.

Esa clase de transacciones también conllevan tributaciones y, por ende, tienen su impacto en la fiscalidad empresarial. Así habrá que controlar muy bien en ellas los impuestos de cada territorio, los aranceles que pueda haber o la gestión de las aduanas, entre otros.

 

Tipos y ejemplos de operaciones triangulares

Pero antes de hablar de los tipos, pongamos un ejemplo de operación triangular genérico. Imaginemos que una empresa de España compra e importa ropa fabricada por un productor de China y lo hace a través de un distribuidor de Italia. Eso sí, el producto va desde China a España, sin llegar a pasar por Italia.

El caso es que cada país tiene su propia regulación fiscal y existen muchas diferencias tributarias en todo el planeta. Por ese motivo, se clasifican diferentes tipos de operaciones triangulares:

 

  • Operaciones triangulares intracomunitarias: son las que se llevan a cabo entre empresas de países pertenecientes a la UE.
  • Operaciones triangulares extracomunitarias: son en las que intervienen uno o dos países ajenos a la UE.

 

No obstante, al hablar de las operaciones triangulares extracomunitarias hacemos una segunda subdivisión. Las puras, en las que tan solo el intermediario pertenece a la UE, y las operaciones triangulares mixtas, en las que el fabricante o el comprador final, además del intermediario sí pertenecen a la UE. En función de esta subdivisión, los impuestos a pagar serán distintos.

 

El IVA en las operaciones triangulares

Precisamente, uno de los impuestos a tener muy en cuenta por sus variaciones en las operaciones triangulares es el IVA. En las operaciones triangulares el IVA se aplica de forma distinta en función del tipo de compraventa que sea:

En las operaciones triangulares intracomunitarias el único que debe repercutir el IVA es el cliente final. Debe hacerlo en el país en el que paga sus impuestos.

A su vez, las operaciones triangulares puras están exentas de IVA. La razón es que el transporte de los productos se realiza entre países externos a la UE.

En este supuesto dependerá de si es una operación triangular de exportación o de importación:

 

  • Exportación: estará exenta de IVA siempre que el producto se fabrique en un país de la UE y se mande a un cliente final o comprador de un país externo a la UE.
  • Importación: el comprador o cliente abonará el IVA cuando la mercancía llegue a la aduana, además de otros posibles costes en ese mismo país (aranceles, por ejemplo).

 

La fiscalidad de las operaciones triangulares

Como ves, las operaciones triangulares y el comercio exterior impactan notablemente en tu contabilidad y en tu fiscalidad. De hecho, comprador, vendedor e intermediario tendrán que declarar estas transacciones en los modelos para operaciones triangulares de la AEAT (Agencia Tributaria).

Pero mientras que comprador y vendedor lo harán según su régimen tributario, las dudas surgen con los intermediarios. En su caso hay que diferenciar entre transacciones de compra y de venta.

 

  • Las compras no las declaran ni en el modelo 303 ni en el 349, sino a final de año como operaciones de compra no sujetas. Para ello, deben marcar la casilla 38.
  • En las ventas los intermediarios tienen que marcar la casilla 60 del modelo 303, ya que es una exportación.

 

¿Complejo de entender y más aún de aplicar? Lo sabemos. Pero para eso estamos Castellana Consultores. Seas comprador, vendedor o intermediario, te ayudamos con los impuestos de tus operaciones triangulares. Aquí te esperamos.

Compartir este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.